Un folleto sobre lactancia materna, editado por la Generalitat de Catalunya, al servicio de las empresas

Nos encontramos con este artículo de denuncia del pediatra y escritor Carlos González, que reproducimos a continuación y con el que no podemos estar más de acuerdo.

Nos sumamos a su reivindicación, considerando completamente inadmisible que las autoridades sanitarias, en este caso el “Departament de Benestar Social i Família” (Generalitat de Catalunya) no tengan como absoluta prioridad los intereses de los niños y sus familias, anteponiendo a estos los de las empresas de productos de alimentación infantil.

Nos causa especial rechazo que en estas cinco ilustraciones el bebé esté solo, alejado de su madre (y también de su padre), con toda la privación que esta práctica conlleva para ambos. Entre otras cosas, dificulta la buena instauraución de la lactancia materna. Como sustitutos de la figura materna, se observan numerosos objetos desmadrizadores: chupetes, biberones, peluche, incubadora…

Al servei de les empreses
Carlos González
(13/04/2013)

El departament de Benestar Social i Família de la Generalitat ha publicat un llibret titulat “Un infant, quina il·lusió!” amb l’aparent propòsit d’oferir consells als nous pares.

Si busca el títol a internet trobarà fàcilment el document en PDF. Se n’han publicat 80.000 exemplars, que s’enviaran per correu a les famílies, acompanyats d’una carta del president Mas. El llibret és un seguit de despropòsits. Dóna ordres taxatives en aspectes sense importància (“Feu cada vespre el mateix ritual”), però en el que és realment important no es compromet gaire (“Es recomana donar el pit al nadó sempre que sigui possible”). Us ho imagineu a la inversa? “Doneu el pit” i “Es recomana fer el mateix ritual, sempre que sigui possible”.

A les il·lustracions hi he comptat un sol nadó que pren el pit i nou amb el biberó, incloent-hi pràctiques tan perilloses com deixar que un nadó es prengui tot sol el biberó (subjectant-lo amb mans i peus), o tan fredes com donar el biberó allargant el braç, sense ni tan sols treure l’infant del bressol (i això que diu que pit i biberó “són igualment útils per proporcionar l’estimulació que ha de rebre l’infant durant l’alimentació”).

Dels autors no en diu res, i no sembla que cap grup de mares o cap associació d’educadors, infermeres o pediatres hi hagi col·laborat.

Però la part més fosca és la publicitat. No és que hi hagi anuncis entre el text, com n’hi pot haver en una revista (que ja seria sorprenent en una publicació oficial), sinó que la meitat del text està format per anuncis patrocinats. Els consells sobre el bolquer són de Dodot (“Feu servir una tovalloleta dissenyada especialment”, i aquí tampoc ho matisa amb un “sempre que sigui possible”); els consells sobre el biberó són de Blemil (“De vegades la lactància materna no és possible”); els consells sobre les farinetes són de Blevit (cinc línies per descriure les excel·lències dels “cereals” per a nadons, sense mencionar que contenen sucre o que pot menjar pa, macarrons o arròs bullit).

Seguim. Els consells sobre la introducció de nous aliments són de Mi Primer Danone: “Hi ha productes lactis amb llet de continuació específicament elaborats per a nadons…” Els consells sobre la hidratació són de Fontvella (“Recordeu que encara no té desenvolupat el sentit de la set [!!!]“).

I així fins a catorze empreses a les quals la Generalitat ha venut el dret a accedir als nous pares i dir-los com (i amb quins productes!) han de tenir cura dels seus fills.

Ens han venut i s’han venut. Si rep el llibret amb la carta del Botiguer en Cap, no oblidi llençar-lo al contenidor blau. Almenys, salvem alguna cosa del desastre.

Al servicio de las empresas
Carlos González (13/04/2013)

El departamento de Bienestar Social y Familia de la Generalitat ha publicado un librito titulado “¡Un niño, qué ilusión!” con el aparente propósito de ofrecer consejos a los nuevos padres.

Si busca el título en internet encontrará fácilmente el documento en PDF. Se han publicado 80.000 ejemplares, que se enviarán por correo a las familias, acompañados de una carta del presidente Mas. El librito es una serie de despropósitos. Da órdenes taxativas en aspectos sin importancia (“Haga cada noche el mismo ritual”), pero en lo que es realmente importante no se compromete mucho (“Se recomienda dar el pecho al bebé siempre que sea posible”). ¿Os lo imagináis a la inversa? “Dad el pecho” y “Se recomienda hacer lo mismo ritual, siempre que sea posible”.

En las ilustraciones he contado un solo bebé que toma el pecho y nueve con el biberón, incluyendo prácticas tan peligrosas como dejar que un bebé se tome solo el biberón (sujetándolo con manos y pies), o tan frías como dar el biberón alargando el brazo, sin ni siquiera sacar al niño de la cuna (y eso que dice que pecho y biberón “son igualmente útiles para proporcionar la estimulación que debe recibir el niño durante la alimentación”) .
De los autores no dice nada, y no parece que ningún grupo de madres o ninguna asociación de educadores, enfermeras o pediatras haya colaborado.

Pero la parte más oscura es la publicidad. No es que haya anuncios entre el texto, como puede haber en una revista (que ya sería sorprendente en una publicación oficial), sino que la mitad del texto está compuesto por anuncios patrocinados. Los consejos sobre el pañal son de Dodot (“Use una toallita diseñada especialmente”, y aquí tampoco lo matiza con un “siempre que sea posible”), los consejos sobre el biberón son de Blemil (“A veces la lactancia materna no es posible “), los consejos sobre las papillas son de Blevit (cinco líneas para describir las excelencias de los “cereales” para bebés, sin mencionar que contienen azúcar o que puede comer pan, macarrones o arroz hervido).

Seguimos. Los consejos sobre la introducción de nuevos alimentos son de Mi Primer Danone: “Hay productos lácteos con leche de continuación específicamente elaborados para bebés …” Los consejos sobre la hidratación son de Fontvella (“Recuerde que todavía no tiene desarrollado el sentido de la sed [!]“).

Y así hasta catorce empresas a las que la Generalitat ha vendido el derecho a acceder a los nuevos padres y decirles cómo (¡y con qué productos!) deben tener cuidado de sus hijos.

Nos han vendido y han vendido. Si recibe el librito con la carta del Tendero en Jefe, no olvide tirarlo al contenedor azul. Al menos, salvamos algo del desastre.

6 pensamientos en “Un folleto sobre lactancia materna, editado por la Generalitat de Catalunya, al servicio de las empresas

  1. Bueno, veo que los visitadores médicos de diversas marcas de “productos infantiles” se vuelven cada vez más creativos…lo que es repugnante es que la Generalitat apoye esa publicidad directa y descarada, vende datos personales a las empresas, y apoya malas prácticas contraproducentes para la salud física, mental, pública, la que sea. ¿Cómo habrán colado este folleto? Prefiero no saberlo…me temo que se habrá hecho con las mismas prácticas que se llevan a cabo en las Unidades de Neonatología de casi todos los hospitales (¡públicos y privados!) de este país.

  2. ¿Los visitadores médicos? Hacen y dicen lo que les mandan desde marketing, no son aútonomos, son aútomatas…

    Esto es un desaguiso, pero la responsabilidad última es de las madres o más bien de las futuras, ya que tienen servicios a los que no acuden en todo el embarazo, no se preocupan nada más de que les pongan la epidural el día del parto si van a la sanidad pública…Porque en la privada con pocos ginecologos y muchas clientas lo único que se hacen son partos inducidos y mucho más cesaréas…Y pensad poque se hacen tantas cesaréas en la privada.

    Poned una matrona en vuestra vida, ella os ayudará desde el primer momento, y luego las decisiones que tomeís serán sabias.

  3. La ILUSTRACIÓN DE LA CONTRAPORTADA del folleto me resulta especialmente desoladora, hay que decir que el dibujante ha estado acertado:
    Ya de espaldas a los padres, que a estas alturas de la crianza sigo sin saber dónde se sitúan, y por la postura se intuye un bebé triste y asustado (caída de hombros y pies clavados), al que, tras una crianza “basada en la lactancia materna y el vínculo intenso” (haciendo un poco de ironía) parece que se le haya dicho: “venga niño, coge esta mochila y tira palante solito que la vida es dura”

  4. Es un despropósito. Entidades (asociaciones y federaciones de grupos de apoyo ) que promueven la lactancia editan y hacen un esfuerzo con sus propios medios creativos para que existan cuentos y ilustraciones en la sociedad, para que la lactancia materna este presente en las ilustraciones infantiles, en la mayoría de publicaciones del mercado es muy difícil encontrarlo. La Generalitat podría haber aprovechado algun material de ellas, habrían ayudado a la base social y asociativa que promueva la lactancia ahora que las instituciones siempre tienen la excusa de la falta de dinero para subvencionar y además podrían haber hecho llegar a la población publicaciones que estan bien hechas, bien pensadas y con un gran valor educativo.

  5. Yo creo que se han vendido descaradamente, no les importa ni los bebés ni nada, sólo la pasta que habrán pillado. Aggg…