Ana Alegre. Presentaciones de ponentes VII. (XII Congreso FEDALMA, abril 2015. Alboraya, Valencia)

IMG_0154 IISoy Ana Alegre. Me podría presentar de muchas formas, según el espacio donde me escucharan. Para este blog, me presentaría como mamá de cuatro (diversos y hermosos) hijos y musicoterapeuta.

Desde siempre me ha gustado observar, estar a la escucha, preguntarme por qué me emocionan cosas que ocurren alrededor. Esto me llevó a estudiar psicología, junto a piano en el conservatorio que tantos quebraderos de cabeza me dio, tocando obras prestadas de grandes compositores. Para unir estas dos formaciones, en psicología y piano, y profundizar de forma sistemática y fundamentada, cursé el máster universitario en musicoterapia en la UCV de Valencia.

Paulatinamente fui entendiendo que el piano podía ser mi acompañante y me reconcilié con ese teclado tan inmenso y sencillo a la vez, que podía ser mi voz, mi aliento, y la forma más cercana y pura de acompañar que he encontrado y que aún continúo descubriendo.

Realizo sesiones de musicoterapia en dos hospitales. Desde el año 2011 en el Hospital de Denia, en las unidades de psiquiatría, hemodiálisis, neonatos, ictus y hospital de día oncohematológico; y en el Hospital Dr. Moliner (Serra, Valencia) con pacientes de convalecencia, daño cerebral y cuidados paliativos.

En la unidad de neonatología del Hospital de Denia se atienden a bebés nacidos a término con necesidad de supervisión, o prematuros nacidos desde la semana 34ª de gestación, aproximadamente.

La función de las sesiones de musicoterapia es muy diversa según el área en la que se trabaje y las necesidades de cada paciente, pero la prioridad en todas ellas es acompañar, facilitar la expresión, la comunicación, y crear un espacio donde poder disfrutar y descubrir las capacidades preservadas. Así, el teclado y la voz, son ahora mi herramienta de trabajo

Junto a mi compañera Isabel Bellver, cellista y musicoterapeuta, realizamos sesiones con los bebés acompañados de sus padres. Al entrar, nos informan del motivo del ingreso en la unidad, y comienza la sesión desde antes de saludar a los padres percibiendo la sorpresa por nuestra entrada con los instrumentos, sus reacciones, temores, emociones, alegrías, desconcierto… ante la gran sorpresa que puede haber sido el nacimiento prematuro o la necesidad de tener que ser supervisado en neonatos.

A partir de ahí, nos presentamos y nuestras palabras se van fundiendo con la música cantando para el nuevo bebé, tocando para él, para sus padres, escuchándole respirar, creando su primera canción, que será única e irrepetible, como él mismo y ese momento con sus padres.

Cuando el bebé está mamando, dejamos que la cadencia al mamar, el ritmo que crea al tragar, respirar y descansar sea nuestro mejor director, para que nos indique la forma de tocar, dejando que nos hable y nos modele al crear la banda sonora de esa unión perfecta.

Durante la comunicación en el congreso, expondré la forma de trabajo con musicoterapia en neonatos, así como la influencia de la música en el bebé, en sus padres, en el vínculo entre ellos y su repercusión en la lactancia materna facilitando un espacio de comunicación y expresión.

Ana Alegre

¡Gracias Ana!

Los comentarios están cerrados.