“Azur y Asmar”, película de animación de Michel Ocelot (2006)

– El veneno de esa sarracena corre todavía por tus venas. ¡Jamás debí contratarla! (padre de Azur, refiriéndose a la leche materna de la nodriza árabe).
– No, jamás debió usted echarla (Azur).

A quienes no la habéis visto, os recomendamos esta película de animación (Michel Ocelot, 2006), que pueden disfrutar tanto niños como adultos.

La lactancia materna está presente en toda la película, que muestra los profundos lazos surgidos entre una madre árabe y dos niños que amamanta: su propio hijo y el hijo de un noble cristiano, del que es nodriza. Los dos niños, criados en la Europa Medieval Cristiana, son separados cuando son pequeños. Se encuentran años después, primero como rivales y luego como hermanos de leche, unidos por un fortísimo vínculo.

Cuando nadie me guía es cuando descubro (Azur).

Una historia cargada de simbolismo, emociones y sentimientos muy profundos, que disfrutaremos toda la familia. Unos personajes que deciden vivir al margen de los prejuicios que dominan la vida de los que les rodean.

Escucha hijo mío: conozco dos países, dos lenguas, dos religiones… lo que hace que sepa dos veces más que el resto. Mientras los otros se paran por unos ojos azules, un gato negro… ¡yo estoy activa y prospero! (la nodriza).

 Puedes ver la película completa aquí.

Título original: Azur et Asmar
Año: 2006
Duración: 90 min.
Nacionalidad: Francia, Bélgica, España
Género: Animación