¿Cómo pueden los poderes públicos promover la lactancia materna?

Lactancia materna

La lactancia materna es la mejor opción para la alimentación y crianza infantil. Garantiza un crecimiento y desarrollo óptimos, al tiempo que reduce la posibilidad de padecer enfermedades no transmisibles en la vida adulta. Debería ser exclusiva durante los primeros 6 meses de vida y complementada con otros alimentos durante un mínimo de dos años (OMS, Comité de Lactancia Materna de la AEPED, Asoc. Americana de Pediatría, UNICEF).

Por ello se considera una de las acciones más críticas para la promoción de la salud. Esto lo abordamos anteriormente en el artículo “¿Por qué los poderes públicos deben promover la lactancia materna?”. Hoy trataremos el cómo

En principio, podría parecer que los únicos “actores” del amamantamiento son madre e hijo y el éxito o fracaso viene determinado por sus circunstancias particulares. Pero no es así. Según la OMS, entre los países que la forman, los europeos son los que tienen tasas más bajas de lactancia materna (1).

¿Por qué ocurre esto si en todos los lugares del planeta las mujeres tienen tetas y los niños nacen queriendo mamar?

Los poderes públicos deben asumir su responsabilidad sobre la salud pública, y comprometerse a proteger y promocionar la lactancia materna. Son numerosas y variadas las posibles acciones. A continuación analizamos algunas, que consideramos clave.

 

1. ¿Qué factores predisponen al fracaso de la lactancia materna en nuestro entorno?

Según expone la OMS, estos factores son:
  • encontrarse en una situación de pobreza,
  • dificultad para acceder a servicios de salud,
  • marginación social,
  • obesidad (muchas mujeres embarazadas tienen sobrepeso u obesidad),
  • deficientes o ineficaces políticas en el lugar de trabajo y el mercado laboral,
  • agresiva publicidad y comercialización de los sucedáneos de la leche materna y de alimentos “de continuación”

OMSEn Europa, las madres con bajo nivel socioeconómico tienen hasta 10 veces menos probabilidades de comenzar la lactancia materna, y esta tendencia se transmite de generación en generación.

.

2. ¿Qué se puede hacer para mejorar las tasas de lactancia materna? ¿Qué se ha hecho ya?

 

2.1. ESTRATEGIAS Y RECOMENDACIONES INTERNACIONALES. LEGISLACIÓN NACIONAL.

Los gobernantes deben conocer las estrategias y recomendaciones emitidas por los organismos con autoridad en materia de alimentación infantil, y tenerlas presentes en sus decisiones. En conjunto, juegan un papel importante en la promoción de la lactancia materna.

 * Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna (OMS, UNICEF. 1981): propone medidas a los gobiernos para limitar la comercialización agresiva de sucedáneos de la leche materna. Como son:

  • Promulgación de leyes para restringir la comercialización y promoción de fórmulas infantiles y otros productos utilizados como sucedáneos de la leche materna;
  • Seguimiento y aplicación de sanciones efectivas en caso de violaciones de este código;
  • Colaboración de la sociedad civil para ayudar a los gobiernos que abogan por la promulgación, implementación, ejecución y seguimiento del Código.

Distintos países han incorporado en mayor o menor medida las disposiciones del Código a su legislación.

 * Real Decreto 867/2008: En España es de aplicación este Real Decreto, que recoge la mayoría de disposiciones del Código, pero no se aplica a la leche de continuación ni a biberones y tetinas. Esto constituye una importante limitación en la protección de la lactancia materna. Como afirma el pediatra Carlos González en su libro “Mi niño no me come”:

“¿Hay alguien tan inocente para creer que la publicidad de Badmilk 2 no hace aumentar las ventas de Badmilk 1?”.

Sigamos el ejemplo de otros países, que han visto cómo la prohibición de la publicidad de los sucedáneos de leche materna ha impactado de forma significativa en las tasas de éxito de lactancia materna.

Entre tanto, corresponde a las autoridades velar por el cumplimiento del Real Decreto.

  * Iniciativa Humanización Asistencia al Nacimiento y la lactancia (OMS, UNICEF. 1991): el Centro Colaborador de la OMS en Nutrición y Salud sugiere que la Iniciativa se extienda a todas las instalaciones y servicios de parto. Uno de los objetivos de la Iniciativa es implementar prácticas para proteger, promover y apoyar la lactancia materna, como los procedimientos para fomentar la iniciación temprana y continuación de la lactancia materna exclusiva, además de restringir la comercialización de sucedáneos de la leche materna en los centros sanitarios.

  * Guía de Práctica Clínica sobre la Atención al Parto Normal (2010), Cuidados desde el nacimiento (2010) y Estrategia para la atención al parto normal (2007), Ministerio de Sanidad: estos documentos, dirigidos tanto a profesionales como a mujeres, pretenden humanizar la atención a madre y recién nacido durante el parto y posparto inmediato, revisando las prácticas actuales para eliminar intervenciones innecesarias, que perjudican el bienestar de ambos y dificultan la lactancia materna.

 * Estrategia Mundial para la Alimentación del Lactante y del Niño Pequeño (OMS, UNICEF. 2002): aboga por políticas nacionales integrales para promover, proteger y apoyar las prácticas de alimentación infantil adecuadas. Esta Estrategia Mundial recomienda una aplicación más amplia del Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna. .

Otros documentos a tener en cuenta:

.

La OMS ha introducido y promueve una serie de iniciativas, considerando que promoción y apoyo de la lactancia materna son fundamentales para el desarrollo y la nutrición adecuada de los niños. Destacamos las siguientes:

“Más allá de los números”: acercamiento al análisis de las tasas de mortalidad y morbilidad maternas para mejorar el acceso a una atención de buena calidad;
Promoción y adopción de la lactancia materna en los hospitales a nivel nacional;
Educación sexual y mejora de la calidad de los servicios de planificación familiar;
Evaluación de las políticas y la planificación a nivel nacional, regional y local;
Promoción de los derechos de las mujeres y sus familias a la elección, el acceso y la atención de alta calidad.

SMLM 2015

La Semana Mundial de Lactancia Materna 2015 (WABA, 1991) está dedicada al apoyo a la lactancia materna mediante el fomento de las políticas favorables a la familia en el lugar de trabajo. Se incide en cómo legisladores, empleadores, sindicatos y compañeros de trabajo pueden proteger, promover y apoyar la lactancia materna en el lugar de trabajo mediante una mejora en la protección legal de la maternidad.

Los organismos con autoridad en materia de alimentación infantil (OMS, UNICEF, Asoc. Americana de pediatría, Asoc. Española de Pediatría) recomiendan:

lactancia materna exclusiva durante 6 meses y complementada con otros alimentos durante un mínimo de 2 años y todo el tiempo que madre e hijo deseen.

El permiso de maternidad en nuestro país es de solo 16 semanas, lo que dificulta el seguimiento de esta recomendación. De las 16 semanas del permiso, solo 6 son de disfrute obligatorio para la madre (siendo las otras 10 transferibles al padre). Resulta prioritario aumentar la duración del permiso de maternidad para facilitar el seguimiento de las recomendaciones de salud, emitidas por los organismos con autoridad en la materia, como explicamos en el pasado Congreso FEDALMA 2015 (Alboraya, Valencia).

El respaldo al aumento de nuestro actual permiso de maternidad no es unánime. Algunos se oponen a este aumento mientras no se igualen permisos de maternidad y paternidad. Así, la PPiiNA (Plataforma por permisos iguales e intransferibles de nacimiento y adopción), los considera “la mejor escuela de igualdad”. Los partidarios de la “igualdad total” desprecian la diferencia biológica que supone la ostentación exclusiva de mamas. El sacaleches se venera como elemento igualador de las “cargas” familiares. Este discurso contiene graves errores, pues la igualdad consiste en tratar igual situaciones iguales, y tratar de forma diferente supuestos diferentes.

En el documento antes citado, Estrategia Mundial para la Alimentación del Lactante y del Niño Pequeño (OMS, UNICEF. 2002), se afirma que:

La lactancia materna diferida no es la mejor forma de alimentar a un bebé, sino solo la segunda, por detrás de la lactancia materna directa.

Los niños, por debajo del año, establecen un vínculo afectivo principal con la figura de apego “primario” que, si existe lactancia materna (la opción idónea), es la madre. Con el amamantamiento se atienden no solo necesidades físicas, sino también afectivas. Su leche no es lo único, ni lo más importante, que una madre puede proporcionar a su hijo.

 

2.2. INFORMACIÓN (DE CALIDAD) Y NORMALIZACIÓN DE LA LACTANCIA MATERNA

Pueden realizarse campañas de información y normalización basadas en las recomendaciones de los organismos con autoridad en la materia, como la OMS y el Comité de lactancia materna de la AEPED. Esta información debe incluir pautas de cómo amamantar con éxito y efectos sobre la salud de madre e hijo derivados del amamantamiento o su desplazamiento por la lactancia artificial.

Tan importante como difundir información adecuada es no difundir pseudoinformación. Resultan ejemplo de campañas desafortunadas las del Ayuntamiento de Bilbao (2013), el Parlamento Europeo (2009), la Generalitat de Cataluña (2009), Universidad Politécnica de Valencia (LICOVAL, 2014) y la del Hospital La Fe de Valencia (vídeo promocional de su banco de leche).

Ilustración de mamadelola.

Ilustración de mamadelola.


Estas son algunas de las acciones que, desde nuestro punto de vista, pueden llevar a cabo los poderes públicos para promover la lactancia materna. Les pedimos que tomen nota, a todos nos interesa vivir en una sociedad que amamanta.
——————————

(1) Se estima que entre 2006 y 2012, solo el 25 % de los niños de la Región Europea de la OMS fueron amamantados exclusivamente durante los primeros 6 meses, en comparación con 43 % en la Región de Asia Sudoriental. Los datos recientes sobre la lactancia materna exclusiva de 21 países de la región muestran que, en promedio, el 13 % de los bebés son amamantados exclusivamente durante los primeros 6 meses. La tasa media de lactancia materna exclusiva, por lo tanto, se mantiene muy por debajo de la recomendación global, aunque las tasas varían considerablemente en toda la Región. A pesar de que la tasa de iniciación temprana de la lactancia materna es muy alta en algunos países, las tasas de lactancia materna exclusiva caen rápidamente entre los 4 y 6 meses de edad y son muy bajos a los 6 meses.
.

2 comentarios en “¿Cómo pueden los poderes públicos promover la lactancia materna?

  1. Hace 10 días que he dado a luz a mi segundo hijo. Sólo puedo decir cosas positivas en cuanto a atención al parto y al equipo de matronas. Pero una vez en planta y con la experiencia de seguir dándole teta a mi primer hijo me he dado cuenta de que una de los principales “bocas del lobo” en el fracaso de la lactancia materna se encuentra precisamente aquí, una vez que estás en planta.
    No podía creer que escuchase comentarios tan desfasados de un personal sanitario de 2015: “Esta niña está muerta de hambre , ¿qué quieres, ponerla más al pecho o un suplemento?”, “es que el calostro no es suficiente”, “no tomes agua fría o le pasa al pecho”, “¿cómo que le vas a dar de la otra teta si terminó con una? ¡Eso no se hace así! Tienes que darle suplemento”…
    Me da igual si se trata de enfermeras o auxiliares. Se trata de un personal que tendría que estar, como mínimo, formado en cuanto a lactancia materna. Además, me parece crucial que, por protocolo estatal (o autonómico, como sea), las campañas de fomento de la lactancia vayan más allá de unos carteles en el pasillo de planta o de un librito informativo que te dan junto con la cartilla sanitaria del bebé. Las comunidades zanjan el tema imprimiendo a todo color, cosa que cuesta una pasta, cuando el verdadero problema es la formación y la FALTA de un PROTOCOLO COORDINADO de todo el personal que te atiende en un momento tan vulnerable, porque las mamás, por desgracia, se fían a ciegas de cualquier persona que lleve bata blanca. Esto es lógico, lo que no es lógico es que el éxito de las lactancias dependa de la suerte, de que te haya tocado una enfermera maja y concienciada.
    He visto a mi lado mujeres que, tras una cesárea, le han dicho que TENÍA que dar suplemento. Además de ofrecerle chupete (que no hace más que cargarse la lactancia), los biberones son desechables, por lo que a ninguna se le pasa por la cabeza evitar las tetinas (usando vasito e cucharilla), siempre dando por supuesto que tal necesidad de suplemento sea verdaderamente necesaria y recomendada por el/la pediatra (cosa que dudo mucho).
    Obviamente, todo este personal no presencia las caídas de las lactancias que están produciendo, porque estas se producen en casa, junto con la frustración de madres que, por mucho librito a todo color que le regalen, todo comienza en esos primeros días que te pasas ingresada. Y por cierto, aquellas que rechazamos, incluso con buenas formas, sus “magníficos consejos”, recibimos una reacción sumamente negativa, como tratando de transmitir miedo por no seguir sus pautas (esto es, el dichoso suplemento innecesario en biberón arruina lactancias).
    Conclusión: más coordinación y formación en las residencias materno infantiles, por favor.

    • Hola Irene, gracias por dejarnos tu testimonio.
      Sentimos mucho por lo que has pasado, y seguiremos trabajando para intentar que esto no ocurra más 🙁
      Un abrazo.

Los comentarios están cerrados.