Conflicto de intereses en el “XXII Curso Avances en Pediatría”, organizado por la empresa “Instituto Valenciano de Pediatría y Puericultura”

La empresa médica Instituto Valenciano de Pediatría y Puericultura ha organizado el “XXII Curso Avances en Pediatría”, que ha tenido lugar durante el primer trimestre de 2017 en Valencia. Este curso está acreditado por la SEPEAP (Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria), la Comisión de Formación Continuada de la Comunidad Valenciana (Ministerio de Sanidad) y AvalPap (Asociación Valenciana de Pediatría de Atención Primaria). Se puede descargar el programa completo AQUÍ.

Los patrocinadores son empresas de alimentación infantil (Nestlé, Mead Johnson Nutrition, Ordesa, Bebé Innova, Nutribén), laboratorios farmacéuticos (Pfizer, Laboratorios Leti, GlaxoSmithKline, Mylan, Astra Zeneca, ifc, Casen Recordati) y empresas de homeopatía (Heel, Boiron).

El patrocinio de estas empresas entra en claro conflicto de intereses con la lactancia materna. Como hemos dicho en otras ocasiones, esta circunstancia supone una pérdida de credibilidad en las instituciones sanitarias, precisamente provocado por quienes deben velar por la salud pública y la instauración de hábitos saludables en la sociedad.

En nuestro artículo “Cultura del biberón en el ámbito sanitario. ¿Tu pediatra apoya de verdad la lactancia materna?” detallábamos el perjuicio que supone que la cultura del biberón esté presente en al ámbito sanitario.

En la página de Formación Continuada del Ministerio de Sanidad (acreditador de este curso) podemos leer:

El responsable de la entidad organizadora del congreso deberá rellenar y firmar el “Compromiso de Independencia” relativo a las actividades para las que se solicita acreditación en el congreso.

Esta independencia se ve comprometida en un curso de pediatría patrocinado por empresas dedicadas a este ámbito.

Uno de los objetivos de la Formación Continuada, según esta misma entidad, es “Mejorar en los propios profesionales la percepción de su papel social, como agentes individuales en un sistema general de atención de salud y de las exigencias éticas que ello comporta”.

Consideramos que las exigencias éticas comportan evitar patrocinios con conflictos de intereses. Solo así está garantizada la independencia de criterio de la información ofrecida.

Las empresas de homeopatía, además del conflicto de intereses que pueden presentar (por comercializar productos destinados a madres lactantes), tampoco deberían estar presentes en este curso porque sus productos carecen de respaldo científico.

Los laboratorios buscan la publicidad en actos para personal sanitario, para alcanzar más prestigio entre los profesionales y madres potenciales consumidoras.

No deberían prestarse a ello la empresa médica Instituto valenciano de Pediatría y Puericultura, la SEPEAP, la Comisión de Formación Continuada de la Comunidad Valenciana (Ministerio de Sanidad) ni AvalPap.

Triste este cartel sobre formación para profesionales sanitarios, con tantos patrocinadores no idóneos.