Consejos sobre lactancia materna en la “Guía de Salud Divina Pastora”

Divina Pastora 2

Guía de Salud editada por Seguros Divina Pastora.

Cuando nos apuntamos a una carrera popular patrocinada por Divina Pastora, nos obsequian, entre otras cosas, con una Guía de Salud que incluye “consejos sobre lactancia”:

Divina Pastora

“Consejos sobre lactancia” incluidos en la Guía de Salud de Seguros Divina Pastora.

Sugerimos a Divina Pastora, si no quieren ver mermada su credibilidad, que las recomendaciones sobre lactancia materna que difundan sean coherentes con las de los organismos de referencia en la materia: OMS, Asociación Americana de Pediatría y Comité de lactancia materna de la AEPED.

En su guía vemos desviaciones e interpretaciones de estas recomendaciones aceptadas por toda la comunidad científica. Su mensaje es: la lactancia materna es “lo mejor”, seguido de una serie de “peros” y condicionantes que hacen que se perciba como una práctica incómoda y exigente al alcance solo de unas pocas. Es el mensaje que suelen transmitir las empresas de alimentación infantil, disuasorio de la lactancia materna.

Guía de Salud Divina Pastora (I):
Se recomiendanClaro que el descanso de la madre es importante. Contraponer “descanso” y “lactancia materna a demanda”, implica un doble error:
  • Que el descanso puede influir en la calidad de la leche materna. Incierto, ya que una madre cansada es capaz de amamantar con éxito.
  • Que la lactancia materna a demanda es más cansada para la madre que los horarios. Incierto, pues no depender del reloj y atender a nuestro bebé cuanto necesite nos permitirá disfrutar de nuestra lactancia.
“Contrariamente a lo que mucha gente piensa, la lactancia a demanda no es una esclavitud, sino una liberación para la madre. La mayoría de las veces puede hacer lo que quiere su hijo, con lo que el niño está contento y no llora, y por tanto la madre también está contenta y tampoco llora. Y de vez en cuando puede hacer lo que ella quiere, que tampoco está mal. La esclavitud es el reloj.”
“Un regalo para toda la vida”
Carlos González

.

Guía de Salud Divina Pastora (II):

Siempre que sea posibleLa primera frase, directamente, falta a la verdad. Lo que “se aconseja” por los organismos con autoridad en la materia: OMS, Asociación Americana de Pediatría, Comité de lactancia materna de la AEPED, UNICEF, etc. es lactancia materna al menos durante los dos primeros años de vida. Y de estos, los seis primeros meses lactancia materna exclusiva.

Respecto a la segunda frase, efectivamente, puede haber dificultades al inicio, básicamente consecuencia de la cultura del biberón en la que nos encontramos. La lactancia materna es un fenómeno bio-cultural, y la parte de aprendizaje tiene importantes carencias en nuestro entorno. Ante las dificultades, sí, paciencia, pero sobre todo información (de calidad) y apoyo.

Guía de Salud Divina Pastora (III):
Divina-Pastora3

Claro que puede variar. Tanto, que lo de “10 minutos aproximadamente de cada pecho” no es cierto, y puede confundir a las madres. Se contradice con la recomendación de dar el pecho a demanda, que implica, en cuanto a la duración de la toma, darle cada pecho al bebé hasta que lo suelte, de manera que nos aseguramos de que toma la leche del final, más grasa y concentrada que la del principio. No es necesario que tome ambos pechos en cada toma. No es necesario tampoco recordar en cada toma con qué pecho terminó en la anterior, empezaremos con el que notemos más lleno.

Guía de Salud Divina Pastora (IV):

Divina-Pastora4Incierto. A añadir a la larga lista de falsos mitos sobre la lactancia materna.

Guía de Salud Divina Pastora (V):

Divina-Pastora5La medicación debe recetarla el médico, para las madres lactantes y para el resto de la población. La gran mayoría de medicamentos o sustancias no afecta a la calidad o cantidad de la leche materna, ni a la salud del lactante. Para saber si son compatibles con la lactancia materna, la mejor herramienta es www.e-lactancia.org

Esta página (gratuita), fundada por el pediatra José Mª Paricio en 2002, verifica con rigor científico la inocuidad del producto, en su caso propone alternativas o, en el peor de los casos (afortunadamente muy pocos), justifica cuidadosamente la decisión de interrumpir una lactancia. Cumple una función informativa para personal sanitario y madres.

En cuanto a alcohol, tabaco y drogas, esto es lo que nos dice el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría:

“Ambas (alcohol y tabaco) son drogas legales. Abandonar estos hábitos es lo mejor para la salud tanto de la madre como de su hijo. Además, los niños aprenden del ejemplo que les ofrecemos, de manera que la maternidad es una buena oportunidad para dejarlo.”

“Si bien lo mejor es no fumar, aun fumando mucho, es preferible dar el pecho, ya que la leche materna protege de las infecciones al lactante y contrarresta en parte los efectos perjudiciales del humo del tabaco.”

Una cantidad pequeña a moderada de alcohol no ha mostrado efectos nocivos en el niño.”

Otras drogas de abuso: ninguna es compatible con la lactancia, excepto la metadona, en dosis menores a 20 mg al día.”