Crisis y lactancia materna. Programa “A vivir que son dos días” (Cadena SER, 9/III/2013).

En el programa “A vivir que son dos días” (Cadena SER), emitido el pasado 9 de marzo (2013), se habló de la relación entre la crisis económica y la tasa de natalidad, que lleva tres años descendiendo en España. Se comentó que tener un hijo hoy en día es una decisión difícil por la situación económica y se relataron los “gastos indispensables” que conlleva para las parejas tener un hijo.

Se recogía el testimonio de una madre primeriza de un bebé de seis meses. No podía imaginar “tantos gastos” antes de tener al bebé: minicuna, cuna, carro grande, silla, cambiador, cómoda… Objetos que no habían podido comprar por estar en paro, y que habían tenido que aceptar prestados, sintiéndose por ello “supergorrones”.

A continuación comentaron los gastos ocasionados por cosas que no se pueden prestar. La periodista preguntó por lo que el niño “come”, y la madre respondió:

“Yo aconsejo a todo el mundo que dé el pecho porque es muy barato. El bote de leche son 15 euros pero en algunas farmacias te los venden por 20 y en cuatro días ya te has gastado un bote.”

Continúa el programa con un relato de los gastos que supone tener un hijo:

“…700 de leche (…) chupetes, biberones…”

Nos resulta llamativo que el programa trate la lactancia artificial como la forma “normal” de alimentar a un bebé. Sobre las palabras de la madre, que parece haber optado por la lactancia artificial, no tendríamos nada que comentar, si no las recogiera el programa para ilustrar  los gastos “necesarios” cuando se tiene un bebé.

Es la voz del programa la que incluye, en la lista de gastos indispensables, “leche, chupetes, biberones” sin hacer ninguna matización como: “en el caso de que la madre opte por la lactancia artificial”. Esta omisión resulta muy representativa de la “cultura del biberón”. La idea que se transmite es que lo “normal” es alimentar al bebé con sucedáneo de leche materna, y que esta y los accesorios que conlleva son gastos inevitables para todos los nuevos padres.

Este planteamiento se contradice con las recomendaciones sanitarias. Existe pleno acuerdo de la comunidad científica en la superioridad de la lactancia materna respecto a su sucedáneo:

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Academia Americana de Pediatría (AAP), el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría recomienda la alimentación exclusiva al pecho durante los primeros 6 meses de vida del niño y continuar con el amamantamiento junto con otros alimentos que complementen la alimentación hasta los 2 años o más, mientras madre e hijo lo deseen.

Es deseable que los medios de comunicación conozcan estas recomendaciones y que la información que difundan sea coherente con las mismas. En este caso, habría que haber precisado que los gastos correspondientes a “leche, chupetes, biberones” solo son necesarios si la lactancia artificial es la opción elegida por la madre.

La omisión de información supone hacer llegar un mensaje sesgado y no acorde a las recomendaciones que sobre alimentación infantil dan los organismos con autoridad en la materia.

3 comentarios en “Crisis y lactancia materna. Programa “A vivir que son dos días” (Cadena SER, 9/III/2013).

  1. ¡Muy bueno el post, me ha encantado! Sigo alucinando que vemos como normal que tenemos que gastar en leche en polvo…mi hija no tomó ni un biberón de leche artificial, tampoco tomó potitos ni “infusiones contra gases”, ni nada de estas cosas que te venden. Desde luego no solo sale mucho más barato, encima es lo mejor para ellos, lo más sano. Es decir que además ahorramos costes a medio y largo plazo. ¿Alguien ha calculado una vez lo que cuesta la lactancia artificial durante 2 años? con todo inluído: la propia leche en polvo, biberones, tetinas, la energía que se necesita para calentar el agua, el agua para lavar los biberones, hervirlos para esterilizar, etc. (y los derivados de esta alimentación artificial: visitas al médico, más alergias, más infecciones, etc.)?

  2. Se a de ser realista a la hora de tener un hijo. Yo soy partidaria de dar el pecho pero con uno de ellos, por diversas causas, no pude. El coste es altísimo. Lo que me preocupa es la primera parte de la noticia. En esta sociedad todo se basa en el consumismo. Hay gente que se gasta una “pasta” en comprar las cositas que supuestamente necesita un bebe. No es imprescindible un cuco para dormir a un bebe. Una cuna y rodearlo de cojines es suficiente. Venden cunas muy baratas de segunda mano o en el caso miío que la compre en ikea (y no es por hacer publicidad) por 75 euros y duro hasta los dos años. Si te dan un carrito de paseo pues sin complejos mejor que mejor. El mío ya lo han usado con mucho mimo 3 niños y el que viene. La ropita lo mismo. De potitos nada. Lo haces en casa y es más barato. No tanto consumismo y ser más prácticos.

  3. Creo que el consumismo empieza desde algo mucho mas anterior a plantearse tener un bebé. Nos tiene tan inmersos en el dia a dia que vemos como normales muchas cosas que no lo son; como ejemplo ver la lactancia materna como una forma de “ahorrar” en lugar de plantearlo como el mejor alimento (o el mejor regalo) que puede recibir nuestro bebé.

Los comentarios están cerrados.