Historia de una fotografía

“Las donaciones de leche para el biberón en casos de catástrofe (guerra, terremoto, inundación…) son sumamente peligrosas. En realidad no son donaciones, sino muestras gratuitas: es el medio por el que las empresas lácteas compiten para hacerse con nuevos mercados.”

Dr. Carlos González, pediatra y escritor.

Hace unos años, en un curso sobre lactancia materna nos contaron la historia de esta fotografía. En ella aparece una mujer asiática con sus mellizos, un niño y una niña. Le dijeron que no podría amamantar a los dos, que no tendría leche suficiente. El bebé de la izquierda es el niño mamando, bien nutrido y saludable. El bebé de la derecha es la niña tomando leche artificial en biberón, gravemente desnutrida y que falleció al día siguiente de ser tomada la foto.

Detrás de esas campañas solidarias que piden ayuda económica para comprar leche artificial para alimentar a los bebés desnutridos, hay buena fe, no lo ponemos en duda. Pero esos bebés necesitan la leche materna más que nadie y el dinero de esas campañas estaría mejor invertido en alimentar a las madres para que estén sanas y bien nutridas. Así podrán cuidar a sus bebés y mantenerlos con vida.

“Regala un pescado a un hombre y le darás alimento para un día,
enséñale a pescar y lo alimentarás para el resto de su vida”
(Proverbio chino)