“Que no te confundan: la alimentación de la mujer que amamanta no es un jeroglífico”, Julio Basulto. Crónica del XII Congreso FEDALMA en Alboraya, Valencia (VIII).

Julio Basulto, durante su intervención en el XII Congreso FEDALMA (Alboraya, Valencia. 17/IV/2015).

Julio Basulto, durante su intervención en el XII Congreso FEDALMA (Alboraya, Valencia. 17/IV/2015).

Para terminar la primera jornada del congreso (17/IV/2015), tuvimos el placer de escuchar la interesante y divertida charla de Julio Basulto (dietista-nutricionista), que con profesionalidad y rigor, consiguió hacer fáciles, o digeribles, conceptos complejos. Cautivó a todo el auditorio, hasta a los más pequeños, que disfrutaban de sus bromas en primera fila.

El título de su ponencia coincidía con el capítulo que dedica en su último libro, “Mamá come sano”, a la alimentación de la madre durante la lactancia materna.
Auditorio del XII Congreso FEDALMA (Alboraya, Valencia. 17/IV/2015).

Auditorio del XII Congreso FEDALMA (Alboraya, Valencia. 17/IV/2015).

Recordó que numerosos organismos de referencia definen una dieta saludable para toda la población la que está basada en alimentos de origen vegetal: integrales, frutas, legumbres, hortalizas, frutos secos… Pero la razón fundamental para seguir una dieta sana durante la lactancia materna es:

“Come sano, tus hijos te observan. El entorno familiar y los hábitos alimenticios de los padres son decisivos en el crecimiento y la alimentación saludable de los niños.”

Concretamente, sobre alimentación de la madre durante la lactancia materna destacaba:

“Parte de la información que las madres reciben sobre lactancia materna viene de fabricantes de leches artificiales. Nos dicen lo buena que es la lactancia materna siempre que la madre coma bien-no beba-no fume-duerma 8 horas-haga yoga y tenga paz espiritual.

Es un error: sugerir que dar el pecho es inseguro o complicado es disuasorio respecto a la lactancia materna. La leche artificial es infinitamente peor para el bebé que la leche materna, aunque la madre no sea un paradigma de salud.”

Según la Asociación Española de Pediatría, AAP, OMS y ESPGHAN:

  • La alimentación no debe ser muy distinta a otras etapas.
  • El estado nutricional de la madre, salvo desnutrición clara, no interfiere en la producción láctea ni en la calidad de la leche. La mamá no tiene que esforzarse en “comer más”:
  • La producción de leche materna, sin duda, aumenta las necesidades energéticas de la madre. Pero eso no significa que tenga que comer por encima de su apetito.
  • Se aprovechan mejor los nutrientes y se usan las reservas maternas (grasa acumulada durante el embarazo en caderas y muslos).

Julio comentó que la mujer lactante puede perder peso, siempre que no siga una “dieta milagro” o una dieta muy hipocalórica.

Gracias, Julio Basulto.

Julio Basulto (derecha), con Mar A. y Elisa Medina (asociación Mammalia), durante la presentación de su intervención en el XII congreso FEDALMA (Alboraya, Valencia), abril 2015.