Lactancia materna en Los Simpson

Os invitamos a ver este vídeo, en el que varias madres desprecian a Marge Simpson por dar el biberón a su hija. En ciertos casos, algunas madres son despreciadas por amamantar a sus hijos en público. Lamentamos profundamente ambas situaciones.

Cuando una mujer se convierte en madre, tiene estas opciones en relación a la alimentación de su hijo:

1. Amamantar.
2. Dar el biberón.

Nota aclaratoria: sabemos que es posible dar un biberón de leche materna, pero en esta entrada hablaremos de lo que “se ve”: una madre que amamanta o una madre que da el biberón.

Consideramos que corresponde en exclusiva a la madre decidir entre estas dos opciones, y que es deseable que el resto de personas respeten esa decisión.

La prenda que lleva Marge Simpson para ocultar que da el biberón nos recuerda a un artículo perfectamente prescindible, destinado a ocultar el acto de amamantar: el cubrelactancia.

Si Marge Simpson llevara esta prenda en el vídeo lleva para ocultar el acto de dar el biberón, hubiéramos hecho la misma valoración: perfectamente prescindible.

No tenemos constancia de que actualmente exista en el mercado un artículo “Cubre lactancia artificial” como el que parece utilizar Marge Simpson. En la cultura del biberón en la que nos encontramos, la lactancia artificial se considera lo normal y es la madre que amamanta la que necesita por regla general justificarse y, en consecuencia, esconderse según en qué momento, lugar y ocasión.

Si en un futuro, como consecuencia del aumento de la lactancia materna, alguien viera que existe “mercado” para el artículo “Cubre lactancia artificial”, nuestra opinión sería la misma: que cada madre elija cómo alimentar a su hijo, que cada madre elija si cubrirse con una tela mientras lo hace, pero todas las madres deberían ser respetadas en su elección.

No podemos estar más de acuerdo con Carlos González cuando dice, en su libro “Un regalo para toda la vida”:

“Lo que ocurre es que dar el biberón o dejar llorar al niño forma parte, hoy por hoy, de la corriente mayoritaria en nuestra sociedad. Dar el pecho más de un año o dormir con el niño se consideran extravagancias propias de gente rara... Dentro de unas décadas, si la lactancia materna sigue aumentando, tal vez las madres que no den el pecho empezarán a recibir críticas directas. Ojalá usted, amiga lectora, no participe en ello”.