Las madres lactantes (también) podemos correr. “Comer y correr” (marzo 2014).

Julio Basulto y Juanjo Cáceres nos lo cuentan en su libro “Comer y correr” (marzo 2014)

Amamantar y correrLa categoría de mitos sobre lactancia materna tiene una subcategoría especialmente abultada: la de su carácter “incapacitante” o “limitante” para la madre. Escuchamos en muchas ocasiones que las madres lactantes “deben vigilar lo que comen”, “deben descansar suficiente” o “no pueden tomar la gran mayoría de medicamentos.

Pero la naturaleza está de nuestra parte: la lactancia materna forma parte del ciclo sexual y reproductivo de la mujer. No tiene sentido que la madre deba realizar especiales esfuerzos o sacrificios para amamantar a su hijo. La evidencia científica ha respaldado en numerosas ocasiones lo que el sentido común nos indica: que la lactancia es compatible con una vida “normal”.

Ahora Julio Basulto y Juanjo Cáceres contribuyen, con su recién estrenado libro “Comer y correr”, a desmontar otro de estos mitos. En él hablan del temor que tienen muchas madres lactantes de que el ejercicio afecte a la producción o calidad de su leche; precaución que comparten con profesionales sanitarios.

Este temor, explican, no está justificado, en la redacción que tendrá en su tercera edición:

Un metaanálisis de ensayos aleatorizados y controlados publicado en julio de 2012 en Pediatrics no halló evidencias de que el ejercicio disminuya la ganancia de peso de los bebés amamantados por madres deportistas en relación con lo que sucede con madres sedentarias. Los autores, en cualquier caso, indican con prudencia que hacen falta estudios de más alta calidad para corroborar sus hallazgos, pero lo cierto es que si el ejercicio fuera perjudicial para la salud infantil, este metáanálisis lo habría detectado.

 Las restricciones a las costumbres de la madre por el hecho de amamantar han de estar plenamente justificadas. Los reconocidos beneficios que el amamantamiento comporta para salud de madre e hijo (y para el conjunto de la sociedad) exigen rigor en cualquier sugerencia que se le dé a la madre lactante en sus actividades habituales. En otro caso se estaría favoreciendo un uso indiscriminado -y por tanto injustificado- de la lactancia artificial, una opción no idónea para madre e hijo en condiciones normales.

“Comer y correr” también incluye una cita del Manual de lactancia materna del Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría (2009):

La lactancia materna y el ejercicio físico son compatibles. Las mujeres pueden beneficiarse de las ventajas que ambas actividades reportan para su propia salud y la de sus hijos.

Esperamos que esta información contribuya a normalizar la lactancia materna también entre las mujeres que practican deporte.

Un pensamiento en “Las madres lactantes (también) podemos correr. “Comer y correr” (marzo 2014).