Nos gusta dar de mamar en libertad, no en una red de salas de lactancia

“Reclaman una red de salas de lactancia en edificios públicos y privados de Getxo”

Hace unas semanas nos llegaba esta noticia, de la que se han hecho eco numerosas páginas relacionadas con la maternidad. Nosotras también queremos comentarla, para manifestar nuestra discrepancia con la propuesta que se presenta.

Los socialistas de Getxo van a pedir la puesta en marcha de una red de salas de lactancia en la localidad, solicitando la adhesión de farmacias y comercios:

“El objetivo es declarar todos los espacios públicos del municipio como zonas habilitadas para la lactancia materna”.

La lactancia materna no necesita ninguna “habilitación”, lo único que necesita son dos tetas (o una) y un niño, que ya llevan incorporados las madres cuando llegan a esos espacios.

“El portavoz adjunto del PSE-EE, Agustín Ruiz, argumentó que si se defiende por cuestiones de salud la lactancia materna es preciso ofrecer lugares donde se pueda practicar con tranquilidad. Actualmente, aseguró, hay «impedimentos para amamantar en sitios públicos y eso puede desanimar no sólo a las madres actuales, sino también a las futuras».

No existe ningún impedimento legal en España por el que las madres no puedan amamantar en sitios públicos.

No se trata de que las madres cambien sus hábitos por dar de mamar, invitándolas a esconderse con sus hijos en una sala de lactancia. Crear espacios “para amamantar” puede significar que los demás espacios son para “no amamantar”, lo que no beneficia en absoluto a la lactancia materna. Paradójicamente, la propia existencia de una “sala de lactancia” es un impedimento para amamantar.

“El concejal getxotarra lamentó que estos planteamientos no valgan para aplicarlos en la práctica «si las madres no tienen posibilidad de hacer una vida normal con su bebé, en la que se incluyan, por ejemplo, visitas a lugares públicos, uso de transporte público y piscinas, restaurantes, museos o centros comerciales». Por último, Ruiz subrayó que «la lactancia no funciona con horarios preestablecidos».

Este planteamiento, precisamente, está alejado de una lactancia normal integrada en una vida normal. La madre ha de poder estar en todos esos lugares sin depender de salas especiales ni de tenerse que retirar para dar de mamar. Como tampoco hay salas de comer bocadillos, o de decirle a tu hijo una palabra cariñosa.

«Es responsabilidad de toda la sociedad permitir que se pueda hacer con libertad». 

No podemos estar más de acuerdo con esta afirmación, a todos nos beneficia vivir en una sociedad que amamanta (o nos perjudica vivir en una sociedad que no amamanta): la lactancia materna genera menor gasto farmacéutico y sanitario (menor número de visitas al centro de salud y al hospital de los niños que maman y han mamado, de las mujeres que amamantan o han amamantado, menor gasto en medicamentos), menor absentismo laboral de los padres (para atender a las enfermedades de los hijos), menor impacto medioambiental.

Si estamos verdaderamente concienciados de las repercusiones del amamantamiento, resultará más fácil de entender que el mundo entero es nuestra sala de lactancia.

3 comentarios en “Nos gusta dar de mamar en libertad, no en una red de salas de lactancia

  1. Me parece estupendo y comparto que el mundo sea una sala de lactancia.
    Pero también tenemos derecho a tener un espacio intimo donde estar sin necesidad de decirle al mundo que amamanto. Algunas personas necesitamos esa intimidad.
    Uno es libre para dejarse ver o no. Con lo cual me parece estupendo que se facilite esta posibilidad y no estar buscando sitios como el coche, el baño, etc.
    No hace falta hacer un mundo de una noticia que lo unico que pretende es lo que ha conseguido “hacerse ver” y tener un momento de gloria

    • Estoi de acuerdo yo también dí pecho a mi niño pero no gustaba hacerlo delante de todo el mundo respeto mucho a quien lo hace pero es que creo que nunca se a prohibido que se hiciera cada una elige

  2. Hay madres suceptibles a las miradas despectivas de la gente que pueden requerir estos espacios, sin embargo lo que se requiere es un cambio de mentalidad de las madres y la sociedad para favorecer la lactancia y no tener prejuicios sobretodo con la lactancia de los chicos mas grandes

Los comentarios están cerrados.